Una visión general del terrorismo en Indonesia. Francisco Galamas

Francisco Galamas Analista portugués especialista en seguridad internacional y proliferación Internacional. Miembro del Grupo de Trabajo http://www.youngatlanticist.org/ así como del Centro de Estudios de Seguridad Gerge C. Marshall.

El extremismo islámico ha inundado Indonesia en las últimas décadas. Cuando se analiza este fenómeno es importante entender las causas de esos actos violentos observando la influencia y el modus operandi de varios grupos terroristas que han atentado (o se encuentran operativos) en Indonesia. En concreto, este artículo analizará las raíces de Jemaah Islamiyah, Jemaah Ansharut Tauhid, Laskar Jihad, Muyahidines Indonesia Timor Oriental, así como el reciente intento de DAESH de establecer un punto de apoyo en Indonesia. Sólo mirando a este número considerable de grupos radicales es posible entender las causas históricas, religiosas y culturales detrás de este último, así como evaluar de manera realista si el terrorismo islámico puede ser un factor de inestabilidad estratégica para el gobierno indonesio.

La relación entre el Islam y el estado secular indonesio ha sido siempre complicada, una realidad similar a la que se vive en otros países en el sudeste asiático. Mirando el ejemplo particular de Indonesia, algunos autores mantienen que el primer ejemplo de radicalismo islámico puede ser registrado en 1803, cuando el movimiento Padri, un grupo renovador musulmán, emergió en el oeste de Sumatra. Cuando la población local indonesia requirió el apoyo de las fuerzas holandesas, el movimiento Padri fue derrotado y en 1938 estaba completamente extinguido. A pesar de este temprano movimiento, la mayoría de los autores identifica la reciente inspiración de los grupos islamistas extremistas más recientes en el Darul Islam, un grupo creado tras la proclamación de independencia de 1945, cuando la Constitución Indonesia definió Pancasila, el núcleo de cinco principios que apoyan la fundación del estado indonesio, como la ideología nacional, sin hacer referencia al Islam. Los musulmanes del país no solo se mostraron insatisfechos por esta ausencia en la Constitución, sino también por la adopción política de una postura secular para Indonesia. Esa decisión llevó a la rebelión del Darul Islam en el Oeste de Java en 1948, que luego se extendió a otras regiones en el país y que no fue controlada hasta 1960. Durante los años 50, cuando el Partido Comunista de Indonesia (PKI) estaba recuperando cierta popularidad, las milicias islámicas fueron importantes aliados de grupos seculares anticomunistas en su lucha contra el PKI. Unos años después, cuando el régimen de Suharto llegó al poder en 1967, el Islam político fue reprimido de nuevo y clasificado como extrema derecha. Sin embargo, en los últimos años de su mandato, Suharto fue consciente de que había perdido el apoyo de los militares indonesios e intentó ganarse a los musulmanes para mantener el statu quo político. Para conseguir dicho propósito, Suharto apoyó la construcción de madrasas y mezquitas entre otras iniciativas que pueden haber sido uno de los factores tras la emergencia del actual extremismo islámico en Indonesia. Cuando el régimen de Suharto se derrumbó en 1998, tras las consecuencias de la crisis financiera asiática de 1997, el nuevo contexto político en Indonesia –aunque todavía comprometido con la Pancasila- permitió a los grupos reprimidos de fuerzas políticas extremistas emerger de nuevo. Cuando el recién elegido presidente Habibe inició su mandato, se empezaron a adoptar políticas menos restrictivas que aflojaron finalmente el control sobre los grupos religiosos, incluyendo la puesta en libertad de activistas musulmanes. El presidente posterior, Abdurrahman Wahid, seguió un camino similar. Además, se permitió también la libertad de expresión a los grupos 4 Documento de Investigación del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) musulmanes radicales, incluso a los que tenían el propósito final de menoscabar el pluralismo político del país para la futura implementación de un Califato. Aun así, las elecciones de 1999 demostraron que la población indonesia tenía poco apoyo que darle a estos grupos, que recibieron solo el 6% de los votos. Sin embargo, la postura del gobierno indonesio cambio drásticamente en 2002 con los atentados con bomba en Bali. El 12 de octubre de 2002 un ataque terrorista perpetrado por Jemaah Islamiyah mató a 202 personas, la mayoría de ellas turistas. Aunque este ataque llevó a un aumento de la presión gubernamental sobre el terrorismo, se han dado una serie de condicionantes en Indonesia durante el año pasado que han facilitado las operaciones terroristas. Entre ellos hay que destacar: unas fronteras muy grandes y porosas, una inestabilidad social y política recurrente, confrontaciones pasadas entre comunidades cristianas y musulmanas y las ya existentes redes radicales. El propósito de este artículo es ofrecer una visión general de los principales grupos terroristas que operan en Indonesia o que lo han hecho en el pasado reciente, para poder tener un mejor entendimiento de los orígenes y métodos utilizados. Se dedica especial atención a Jemaah Islamiyah (JI), Jemaah Ansharut Tauhid (JAT), Laskar Jihad, Muyahidines Indonesia Timor Oriental (MIT) y DAESH.

+info: http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_investig/2015/DIEEEINV04-2015_Terrorismo_en_Indonesia_FcoGalamas.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s